menu html5 by Css3Menu.com

viernes, 30 de abril de 2010

Opinión: Motores de caja corta en 1/24

Siempre hay normas de un reglamento que pueden ser discutibles, pero en pocas ocasiones se encuentran cosas tan absurdas como esta, de la cual, la ACS, por lo que yo se, tiene el dudoso privilegio de ser la inventora. El tema no despertaría mi interés de no ser por la sorpresa que me produce el ver como gente que hasta hace poco rechazaban el reglamento ACS por sospechar, segun ellos, que se creó para apoyar los intereses comerciales de una determinada empresa, ahora que para mi, en este caso, es mas que una sospecha, algunos de esos antiACS lo están aplicando y otros lo están considerando.
Por lo que tengo entendido la idea nace después de comprobarse como en muchas carreras los grupo B no solo eran capaces de igualar los tiempos de los WRC, si no que además quedaban por delante, y dado que objetivamente los grupo B de los 80 no eran tan eficaces como los actuales WRC, era necesaria alguna limitación que acercara el Rally Slot a esa realidad.
El planteamiento desde luego es completamente aceptable, pero la solución escogida esta mas cerca de los inventos del TBO que del realismo.
En primer lugar, si analizamos la historia de los grupo B veremos que la razón de esa diferencia no esta en los motores, ya que por ejemplo, los ingenieros de Audi, en su momento, llegaron a los 800 CV en su brutal S1. Tampoco en las carrocerías/chasis, pues lo cierto es que los grupo B eran en la practica prototipos pensados para la competición, en muchos casos realizados con materiales ultraligeros con el resultado de una relación peso/potencia tal que forzó el empleo de enormes alerones y faldones para conseguir mantener las ruedas pegadas al suelo. Otra pista nos la ofrecen las hemerotecas, pues en las declaraciones de algunos pilotos de la época se deja entrever que esos vehículos llegaban a superar sus capacidades. Una duda podía significar la perdida de una carrera y un mínimo error podía terminar en tragedia. En resumen, como decía un memorable anuncio: “La potencia sin control no sirve de nada”.
Por eso me atrevo a asegurar que si a un grupo B le añadimos todo el arsenal de ayudas electrónicas de un WRC, cambio secuencial incluido, mas las nuevas tecnologías en el tema de neumáticos, estaríamos ante la misma situación que en el Rally Slot.
Si a las consideraciones históricas añadimos las técnicas, la cuestión llega a ser ridícula, ya que la principal razón de ser del motor de caja corta es la de disponer de un propulsor en espacios muy reducidos, por eso su uso estaba prácticamente limitado a la escala 1/32 y a modelos en los que el fabricante no disponía de espacio suficiente para montar un motor de caja larga. Otra limitación de la caja corta es su menor par y freno, algo que si en 1/32 es tan evidente que yo no conozco a nadie de esa escala que lo use en competición, en el 1/24, el obligar a montarlo, es una aberración.
Como tercera consideración esta el tema del dinero, yo, como muchos, llevo tiempo corriendo y tengo 2 grupo B con motor de caja larga, pues cuando los monte no existía esta limitación, por lo tanto si esto se generaliza no me queda otra que aparcar estos coches, gastarme el dinero en motores que no me son necesarios o mandar a la puñeta una escala que, sin estos tejemanejes, resulta ya bastante cara. Que la ACS, con la alargada sombra de Cric Crac detrás, tomara ese camino tiene para mi explicación, crear o remontar el mercado para un producto que agonizaba, y posiblemente colocar el stock de unos motores que casi nadie compraba, pero que otras asociaciones o clubs, en teoría independientes, les hagan el juego, me entristece.
Para terminar y para que no digan que solo critico os voy a dar otra opción, mucho mejor en todos los aspectos, aumentar la distancia del chasis a pista, con el mismo motor y un centro de gravedad mas alto los B serian algo mas críticos de llevar, valla, ¿no es lo que se decía de sus hermanos 1/1? y además esto supondría un gasto de 0€ para muchos aficionados, pero claro, así algunos no se hincharían los bolsillos.
Publicar un comentario