menu html5 by Css3Menu.com

lunes, 20 de abril de 2009

Material de competición: chasis fibra de carbono:

Prueba a fondo

En este post analizaremos el resultado que puede dar la utilización de un chasis de fibra de carbono basándome en los resultados obtenidos con el MSC-2009CK montado para una configuración de Grupo A.
Estoy convencido que estos resultados, con mínimas variaciones, son extrapolables a otros chasis del mismo material realizados por otros fabricantes.
MSCC-4023

La teoría:

Este grupo A va a competir únicamente  en pruebas de harina, es decir, sobre superficies ensuciadas que dan como resultado una adherencia muy comprometida, por eso el empleo de chasis de carbono, que al ser mas ligero debe dar unas aceleraciones mas vivas y una disminución de  las inercias y por lo tanto los derrapares, siendo mas fácil el ir “por el carril”.

La practica:

Tras las 2 primeras carreras vemos que el coche es excesivamente nervioso y algo impredecible,hay que matarlo al entrar en curva y en la salida has de ser muy cuidadoso al abrir gas, pues a pesar de su ligereza y sin previo aviso nos regala unos trallazos de la zaga muy sorprendentes. Decido por tanto probar otros motores mas “suaves” antes de plomar el chasis, pues me parece absurdo comprar un chasis ligero para luego añadir peso.
Después de mas de 8 carreras y de probar incluso con motores de caja corta no se consigue que el coche sea competitivo. No queda mas remedio que añadir peso, ¿pero cuanto?.
Se me ocurre tomar como referencia mi Porsche 959 de Grupo B, que a pesar de contar con el chasis mas pesado de MSC me dio mejores resultados que el de carbono cuando lo utilice en dos carreras de harina del año pasado.

Los datos:

Comparamos el peso de las 2 replicas, el B, pensado para competir en asfalto, y el A, que va a competir únicamente en “sucio”.
Peso del chasis acero MSC 2013K “ready to run” 136grs.
Peso del chasis fibra de carbono MSC 2009CK “ready to run” 98,4grs.
(una diferencia notable, mas de 37grs)
Entender ready to run como el chasis con todos los accesorios para correr y en ambos casos con motor de caja larga y a falta tan solo de la carrocería, cuyos pesos respectivos, ya listas para competir, es decir, con copic, pilotos y resto de accesorios, os los facilito a continuación:
Peso carrocería Grupo B: 53,6grs.
Peso carrocería Grupo A: 64,7grs.*
*(aquí esta la primera pista para resolver el problema)
Pesos totales:
Grupo B: 189,6grs.                        Grupo A: 163,1grs.

La respuesta:

Es evidente que el peso de la carrocería es alto, sumado a los reglamentos de Grupo A que obligan a una mayor distancia del chasis a pista, da como resultado que al entrar en curva la carrocería arrastre al chasis disminuyendo la capacidad de tracción y provocando los trallazos de la zaga.
Le he añadido 11grs de plomo y después de probarlo en condiciones reales el comportamiento ha mejorado de manera notable, logrando el scraxt de grupo y en algún caso acercándose a los mejores tiempos de los WRC marcados en esos mismos tramos en la carrera de la semana anterior.

Conclusión:

Sospecho que el problema del los chasis de carbono reside en la carrocería que emplees, si no es muy ligera termina dominando al chasis, y lo que en principio es una ventaja, la ligereza del carbono, se convierte en un defecto.
Si a esto añadimos que carrocerías ligeras no son fáciles de encontrar, sobre todo en algunos grupos, y que muchos reglamentos no permiten manipularlas para reducir su peso, deberemos analizar bien si merece la pena pagar el sobreprecio de estos chasis, 10€ mas que sus hermanos metálicos en el caso de los MSC, para terminar plomándolos y alcanzar un peso similar a los de acero mas ligeros.
Publicar un comentario