menu html5 by Css3Menu.com

domingo, 1 de febrero de 2009

El grupo Z

Mini Z



Nueva categoría para el Slot:

A día de hoy es innegable que el slot vive una época dorada. Tras el periodo de mala racha de los 80 en el que grandes empresas tuvieron dificultades por la caída de las ventas, como lo ocurrido con Exin, que cerro y vendió los derechos de Scalextric a Tyco, la cual dejo de lado la calidad de las realizaciones de la empresa catalana para convertir sus productos en poco más que juguetes.

Se suele decir que en tiempos de crisis es donde surgen las grandes oportunidades y así lo demostraron algunos de los ex trabajadores de Exin, que se asociaron para dar a luz a Ninco, demostrando que en tiempos de crisis el slot era viable. Unos años después, una nueva empresa catalana, TecniToys, recupero la licencia de Scalextric para este país y, no sé si por la coincidencia de ambas cosas, la recuperación del sector ha sido impresionante.

Actualmente, aparte de los fabricantes clásicos, han aparecido una pléyade de marcas medianas y pequeñas que se dedican a la creación de nuevos modelos, Fly, Spirit, Sloter, Cartrix, AvantSlot, Power Slot etc.

Además, como en el caso de los modelos reales, el prestigio que da la competición está adquiriendo cada vez más peso entre los diferentes fabricantes que se han dado cuenta de un hueco del mercado con interesantes ganancias, ya que los consumidores de estos productos suelen ser adultos y, en consecuencia, dotados de  un poder adquisitivo superior a sus tradicionales “clientes”, los niños. Por eso se esfuerzan en sacar modelos cada vez más rápidos y con mejor comportamiento, en algunos casos incluso creado series especiales con unos componentes más racing, lo que se podría denominar ready to run.

Pero sin duda lo que demuestra la vitalidad y potencia actual de Slot son dos cuestiones:

La cada vez mayor cantidad de fabricantes que se dedican a los recambios encaminados a la competición: PKS, Scaleauto, PN Racing, MSC, Sloting, etc.

El nacimiento de otras escalas: En origen la escala reina es la de 1:32 y aunque desde el nacimiento de la escala 1:24 su presencia en este país solía ser testimonial, de unos años para aquí, con el antecedente de Alemania e Italia donde hace más tiempo que funciona con éxito, va ganando adeptos y fuerza, a lo que hay que añadir la aparición de la escala 1/28, conocida como grupo Z.

 


El 1:24 tiene como problema principal la falta de coches completos que se muestren aptos para competir, el Peugeot de AvantSlot es por ahora el único totalmente montado de fábrica y que con ligeras modificaciones puede plantar cara en carrera al resto. Por eso las parrillas se completan con modelos “artesanales”. Estos se construyen adquiriendo por un lado la carrocería, proveniente de una maqueta estática, y el chasis y toda la mecánica por otro.

Este planteamiento tiene dos inconvenientes básicos, por un lado el coste es indudablemente elevado, se ha de contar el precio de la maqueta, sobre 30€, si eres de los manitas y te la pintas tu con 30€ mas tendrás lista la carrocería, si no tu caso puedes encontrar gente que te lo hace, lo que te costara unos 60€ de promedio. Y aun hay mas, pues aun queda el chasis y la mecánica, con lo que fácilmente puedes llegar a un total de 250€ si lo que deseas es algo medianamente competitivo.

Por otro lado está la relativa fragilidad de algunos componentes de las carrocerías, el fabricante las diseño para su uso estático y no para resistir posibles impactos a alta velocidad

¿Pero que me dirías si te hablo de unos coches más grandes y vistosos que los de 1:32 y con un precio más razonable, en torno a los 90€? Pues sí, esta categoría es la que se ha dado en llamar Grupo Z.

 


La técnica constructiva de estos coches es prácticamente igual que la de 1:24, la carrocería va por un lado y chasis y mecánica por otro. Sin embargo hay una diferencia importante y es que el inventor de esto, no se a quien se le ocurrió, tuvo la sensata idea de aprovechar una carrocería de Mini Z, lo que da a la categoría algunas ventajas respecto al 1:24:

1ª- Por un lado los Mini Z son coches de radio control y por lo tanto sus carrocerías son de alta resistencia, y por otro las carrocerías, por lo menos las de Kyosho, se venden sueltas y totalmente acabadas al precio aproximado de 35€.
2ª- La posibilidad de optar por 2 formas de unir el chasis y carrocería: La reciente de aparición chasis para slot que llevan ya los soportes estándar de Mini Z facilita bastante el montaje y te ahorra la compra de la consabida tornillería, las Ls, etc. aunque siempre nos queda la “clásica”, que obliga a cortar los soportes de mini Z de la carrocería y fijar el chasis al modo del 1/24.
3ª- Y ultima, su tamaño, mas grande que los 1/32, lo que los hace más vistosos, y un poco más pequeños que los 1/24, a los cuales su tamaño les crea ciertos problemas de espacio a lo hora de competir más de uno por la mayoría de pistas estándar, cosa que con el 1/28 no ocurre

Más prácticos, más baratos, y sin embargo tan flexibles en su diseño y construcción y casi tan espectaculares como los 1:24, lo único que falta es la disponibilidad de carrocerías aptas para Rally Slot, por eso de momento está pegando fuerte en Pista.

Publicar un comentario